6.5.08

En una biblioteca en Salamanca














Me pregunto qué esperan sobre el conglomerado,
qué les han prometido para arquearse así,
rindiendo pleitesía, cargados de esperanza.

Ignoran que las minas de sus lápices
se han roto imperceptiblemente, ignoran
que en esta biblioteca no te puedes
dejar aconsejar, que no hay amigos
y nunca los habrá.
.........................Leen. Estudian,
y aunque yo no lo quiera me recuerdan
a mi infancia en el pueblo los domingos,
viendo cómo salían de la misa.

Sí: yo también envidio vuestra fe;
vuestra creencia vaga en el mañana.

Vuestra forma sincera de desearos suerte.



3 comments:

el_hombre_que said...

Celebramos tu vuelta al hiperespacio. El puente me permitió pasar por nuestra compartida redacción y solazarme con las columnas de todo el mundo. A ver si pronto coincidimos en una cenita a costa de o en unas cañas (si te acercas a Madrid costeo yo, prometido)

gsus said...

y cuando esa esperanza caiga por su propio peso, entre otras cosas, quedará al desearse suerte con más sinceridad aún.

así que eso.

suerte amigo.

Anonymous said...

Una maravilla

Estoy a punto de acostarme para llegar pronto mañana a la biblioteca.

Al menos es un sitio caliente