8.3.09

PETER PUNK de Dino Lanti

Peter Punk
Buscando información sobre Dino Lanti he encontrado este texto (que subió a su blog Izaskun Legarza). Absolutamente magro, no le sobra nada. Pero, por si alguien se deja vencer por la pereza y no lee el texto, rescato este fragmento absolutamente genial:

Y es que Píter decidió
seguir siempre de aquel modo,
pues cuando mejor lo pasa
es cuando pasa de todo.


PETER PUNK


Algunas veces me sube
la fiebre del sábado noche
y lo tiraría todo
por la ventana del coche.
Tiraría mi trabajo,
tiraría este espejismo
tiraría la toalla,
me tiraría a mí mismo.
Tiraría por un hilo
hasta tirar de la manta
y tiraría a mi esposa,
que no sé cómo me aguanta.
Pero antes de que comiencen
a rodar rompecabezas
Piter llama al interfono
con un pack de diez cervezas.
Piter y yo suspendimos
juntos en el instituto,
a los dos nos encantaban
los Sex Pistols y Escorbuto...
Pero el punk se equivocaba
con su habitual candor
pues al fin sí hubo futuro
y, si cabe, fue peor.
Cueros, chapas, clavos, crestas,
uno a uno nos quitamos,
sólo dejamos un aro,
aquél por el que pasamos.
Así nos fuimos quedando
atrapados en la noria
donde reina la anarquía
del palo y la zanahoria.
Pero no todos caímos,
ahí Píter se mantuvo,
y por lo único que pasó
fue por un vaso de tubo.
Y es que Píter decidió
seguir siempre de aquel modo,
pues cuando mejor lo pasa
es cuando pasa de todo.
Cabe decir que en su caso
seguir punky es una gesta,
pues ya no le queda pelo
con el que hacerse la cresta.
Ni puede dejar de un trago
cuatro litronas vacías
porque ahora una resaca
le dura dos o tres días.
Pero siempre habla de aquellas
revanchas de futbolín
y de cuando nos zurrábamos
cantando el God Save The Queen.
Y tan fuera del sistema
le fue dejando el futuro
que se estampó con la moto
contra el graffiti de un muro.
Yo, que ya estaba marchito,
¿cómo le iba a aconsejar
al muy capullo de Píter
que debía madurar?
No he vuelto a cerrar un bar,
ni a bailar el Should I go,
ni a vomitar en un muro,
desde que Píter murió.
MORALEJA
No hace falta ser Flaubert
ni el mismo inspector Clouseau
para ver que el asesino
de Peter Punk fui yo.


Dino Lanti, Cuentos cruentos,
Peter Punk, Ed. Thule, Barcelona,
2008, páginas 53-57.
Imagen: www.peterpunk.it

1 comment:

Anonimante said...

buenísimo ben. un saludode tu amigo, antes también peter punk