5.4.09

DIES SOLIS Nº 2

Janine Lindemulder
Manifiesto Amok (Sant Jordi 2009)

Diario de a bordo. 23/04/2009. Cuarto ciclo de Saturno.

[Nota: las baterías se encuentran al 34%. Tengo, por lo tanto, poco menos de media hora para realizar esta transmisión. Es poco tiempo aunque, bien mirado, podría ser demasiado].

Acabo de finalizar la lectura de las obras completas de Mircea Eliade, antes he leído a Kerouac, a Camus, a Hölderlin, a Sebald y a Brecht. Todo ello inútil. Todo absolutamente prescindible. En un descanso he leído tres novelas de Michel Houellebecq. He sentido la tentación de escribir. Pero debo reprimirme. Debo ser sensato, consecuente. Todo inútil.

[Nota: 19:23:55. Ha finalizado la descarga de la octava película pornográfica de Janine Lindemulder, nacida en 1968 y que ahora mismo cumple una pena de 6 meses por evasión de impuestos en la Prisión Federal. Contesta, sin embargo, a fanmail desde su celda y mantiene un blog].
La descarga de Janine es, sin duda, una buena noticia. Debo abandonar cualquier pretensión literaria, debo integrarme y volver a la pulsión esencial; a saberse todo el porno rodado entre 1992 y 1999. La literatura ha sido un tremendo error. Un engaño que, por fortuna, la mayoría de la sociedad contemporánea ha sabido identificar. Leer no os hará libres. Leer hace libros. Los libros hacen dinero y el dinero sirve para hacer todas las cosas que son mejores que leer; a saberse el esquí acuático en Andratx, el visionado de anuncios en una pantalla HD y seleccionar ropa en un outlet online. Desde la nave, claro, todas estas cosas no son más que una hipótesis. Desde aquí, a primera vista, sólo hay una masa aletargada y compulsiva que realiza toda suerte de actividades injustificables. Pero sé que se trata de un problema de perspectiva, puede que tenga algo que ver con el índice de refracción, o con el abuso de la coca cola. Poco importa. El problema es otro. El problema no tiene solución: los escritores son escritores porque no se atrevieron a ser asesinos (algunos escritores sí que fueron asesinos: el escritor polaco Krystian Bala cumple condena por escribir una novela sobre el asesinato de un empresario. Parece ser que también fue él quien lo mató. Nota: En el juicio nadie mencionó si la novela era buena o mala). Porque, la pura verdad, es que uno tiene ganas de cargarse a todo el mundo varias veces antes de la hora del almuerzo: el pintas de los cascos que está dispuesto a atrofiar tu sentido de la estética; el jubilado borracho que se despide del camarero –ni hablemos de él– con una serie de frases absurdas y que no parecen llegar nunca al momento definitivo de decir adiós; la mujer que tararea en el tren; la concejala que no ha pasado de Zafón. Todos, desde un punto de vista justo y objetivo, merecen morir.
Sin embargo no es posible. No se puede ir por allí matando al personal sólo porque sea imbécil. Hace falta volver a replantear la ecuación y darse cuenta de que uno estaba equivocado. Así lo hice antes de entrar en esta nave y por eso mismo estoy aquí. Mi intención es aburrirme [yahoo respuestas: la palabra aburrir tiene como origen “abhorrere”, en latín “tener horror”. Se trataría de una posición que evita el horror, cae en el desinterés el aburrimiento es un estado que condena a una muerte en vida porque es una gran pérdida de tiempo libre, la persona se siente desorientada, con cierto aire de nostalgia y no sabe qué hacer]. Evitemos entonces el horror.

Mi intención es aburrirme hasta no poder más: aburrirme de la literatura y dedicarme en cuerpo (y en alma) a la pornografía: único pilar moral y edificante de nuestra sociedad. Así que a los escasos lectores de estas palabras, a los breves petulantes que habitan los suplementos y confían en un final misericordioso para la neurona yo les canto: “¡Abandonad! La Revolución ha llegado y ya se fue. Y no os ha tenido en cuenta. Repito; no os ha tenido en cuenta. ¡Enviad conmigo un sms al 5555 y descubrid los verdaderos poemas de amor! ¡Descargad las últimas novedades por poco o ningún dinero y lloremos juntos con la nueva nominación! Y, ante todo, sed felices de una vez, por Zara y por Zeus, y leed lo menos posible, porque toda reflexión es incompatible con la serenidad. Porque toda reflexión llevará a otra mucho peor”. Batería baja. Fin de la transmisión.

2 comments:

rhinslumber said...

Me devuelve los mensajes al 5555, ¿qué puedo hacer? Estoy sólo y no quedan poemas en las uñas. Ayúdame gurú magnoliano, todos necesitamos un poco de "respect the cock!". Paz.

silente said...

Es así, pero, si me permites puntualizar, no creo que a nadie le venga mal resucitar los uve-hache-eses de Tracy Lords (se ruega reverencia al pronunciar su falso nombre) de la década en que naciste: orgía de turgencias y pezones que nos miran como preguntando: ¿Vas a escribir otra vez o te vienes conmigo?