19.6.09

Cuatro poemas de Marcial (cedidos por V. B.)

Poemas Marcial
Para los detractores

Oyentes y lectores, Aulo, aprecian mis obrillas,
aunque cierto poeta anda diciendo que no están conseguidas.
No me importa mucho, pues los platos de la cena que preparo
antes prefiero que gusten al comensal que no a los cocineros.

Para un crítico pernicioso

No sabe, creéme, qué son epigramas, Flaco,
quien solo los llama divertimentos y bromas.
Más frívolo es quien escribe el banquete del cruel
Tero o tu cena, empachado Tiestes,
o a Dédalo ajustándole a su hijo las licuantes alas,
o a Polifemo apacentando sus ovejas sicilianas.
Lejos de mis libros está toda ampulosidad
y mi Musa no se pavonea con el loco traje de la tragedia.
"Sin embargo eso es lo que todos alaban, admiran, adoran"
Lo admito: eso es lo que alaban, pero esto es lo que leen.


Para un poeta pedante

La razón de que me invites a cenar es ésta y no otra:
para recitarme tus versitos, Ligurino.
Nada más quitarme las sandalias se me trae, entre lechugas
y salsa picante, un libro enorme.
Se lee otro de un tirón mientras el primer plato se retrasa;
el tercer libro ya está aquí y el postre aún no ha llegado;
y acabas, al fin, por recitar el cuarto y quinto libro.
Sería vomitivo si me sirvieras jabalí otras tantas veces.
Pero si no les regalas a las caballas esos malditos poemas,
a partir de ahora vas a cenar en tu casa tú solo, Ligurino.


Para cuando alguien quiera plagiar el libro

Corre el rumor de que tú, Fidentino, le recitas mis
libritos a la gente como si fueran tuyos.
Si quieres que se diga que son míos, te enviaré gratis los poemas,
si quieres que se diga que son tuyos, cómpralos para que no sean míos.



.

No comments: