10.10.09

D.F. con # 2

Hay una voz que recorre las colonias y que anuncia entre distorsiones la venta de tamales oaxaqueños. “Ricos, deliciosos y calientitos tamales oaxaqueños”, Todos los vendedores, sobre su triciclo, transportan la misma voz alimentada por baterías de coche. Baterías de carro. Nadie sabe quién grabó en su origen la voz. Pero todos tienen la misma. Recorren las calles ofreciendo tamales oaxaqueños. Es la única voz unánime del D.F. Es más que probable que el dueño -el primer dueño- de la voz anónima esté ya muerto. Quizá no llegó a probar nunca los tamales o quizá no le gustaban los tamales. Pero sigue. Como las risas enlatadas grabadas en los años cincuenta, como la célebre bombilla de Livermore, California, como la esperanza de un día sin tedio. Hay una voz que recorre las colonias. Una voz que no reivindica nada. Y no es importante. Y no es indispensable. Pero no muere. Pero no caduca.




.

3 comments:

Daniel Saldaña París said...

Mira: aquí lo que te decía.Como todas las cosas de México que parecen mágicas, esta tiene una explicación más o menos insulsa detrás, sin que por ello pierda su gracia:

http://www.letraslibres.com/blog/blogs/index.php?title=elias_zavaleta_la_voz_de_los_tamales_oax&more=1&c=1&tb=1&pb=1&blog=16

Pilart said...

Como la voz que atiende al otro lado de la línea de atención al cliente de Vodafone, limitándose a enumerar el fantástico jardín de senderos que se bifurcan que le ofrece su telefonía móvil. A mí siempre me encanta interrumpir esa voz, no dejar que termine. Me gusta por la impertinencia y porque, dicho sea de paso, no se queja. Existe, sin embargo, el peligro de que la muy hija de su demiurgo tamaleño te espete, por despecho: "perdone, pero no le he entendido". Yo te interrumpo cuando hablas y tú no me entiendes. No sé, pero hay algo en esta voz ancestral que me resulta terriblemente actual...familiar incluso.
La educación sentimental en manos de las líneas de atención al cliente...hay que joderse con la transmodernidad de los ancestros.

P.

Postdata sin data: Me encanta tu foto del Ibiza difunto. Juro, y no es ironía, que me hubiese encantado teorizar sobre ella.

Ben Clark said...

Pues adelante, querida Pilart, cualquier teoría respecto a la foto o, de paso, respecto al paradero del susodicho ibiza será, por supuesto, bienvenida.

Gracias por tu comentario!

B.