7.9.10

El Encuentro



Llevaba varios días, no sé cuántos.
Lo sabría él, seguro, pero el tiempo
-su tiempo- era distinto.
Sólo una vez lo vi sin que mediara
entre nosotros más que el vidrio, frío
por el aire. No fue un encuentro alegre:
él solo y confundido
y yo solo también, pero sin dudas.
Después ya sólo fueron impresiones,
sueños breves, instantes entre arbustos,
sombras negras en busca de quién sabe
qué; quizá un nuevo encuentro,
uno definitivo.
Tras cumplirse el octavo amanecer
aminoré y busqué, pero fue en vano.
Ya no aparecería y me pregunto
cuánto lo hubiera amado si aquel día
-y la velocidad imprime un beso-
y pronto olvidaré
al perro abandonado.



Ben Clark
Verano, 2010





No comments: