8.10.10

Campus # 2



Si es viernes por la tarde lo parece.

Camina solo, a destiempo. En sus oídos
suena un aria de no sabe qué muerto
y sueña con las chicas que no están.

La tarde es gris –y casi parda y fría–
y entra en la biblioteca.

Deja a Gayo encerrado y más a gusto
y camina ligero hacia la luz
quimérica del bar.

“Si es viernes por la tarde lo parece”
le dice al camarero y no contesta.
Bebe. Vuelve a beber. Paga y se marcha.

En otro tiempo hubiera dicho adiós.
Y en otro aún más lejano
les hubiera dejado una propina.



Ben Clark
8.X.2010

1 comment:

Ramiro Rosón said...

Magnífico poema sobre la vida cotidiana de un estudiante. El tono de melancolía contenida me sugiere una sensación de monotonía, con un trasfondo de hastío y desencanto.

Un saludo.