13.11.10

'Negro (café) literario' de Javier Cánaves


Comete alguna acción imperdonable,
vete a la cama, por ejemplo,
con la mujer de tu mejor amigo
o con su madre, si no ha sobrepasado
los setenta. Después conduce como un loco
hasta dejar a cero el tanque
de gasolina. Pasa la noche en un hotel
con moqueta y cortinas floreadas.
Apaga el móvil. Prende, aunque no fumes,
un cigarrillo y juega
a adivinar figuras en el humo azulado.
Es bueno acompañarse de la voz
de una cantante negra, lo dejo a tu criterio.
Ataca el mini-bar y, de no haberlo,
sal a la calle y busca algún 7-Eleven.
Duerme sólo dos horas y procura
estar despierto cuando amanezca. Es entonces
el momento preciso de salir con lo puesto
al parking del hotel y arrodillarse
y dar las gracias o pedir perdón
por todo lo que hiciste con tu vida
o por aquello que dejaste de hacer,
resulta indiferente. Acércate, después,
al primer bar abierto y saborea
el primer y mejor café con leche
de la vida que estrenas sin escrúpulos.
Cuando pase su efecto, este poema
lo habrás escrito tú.





1 comment:

Céfiro said...

Javier siempre consigue arrancarme una sonrisa y algo de envidia.