6.4.11

La prisión viva (fragmento)




La prisión viva
(de ira, olvido y llanto)




Entre piedras de sombra,
De ira, llanto, olvido
Alienta la verdad.

La prisión,

La prisión viva.


Luis Cernuda


I

Ira. (Henri Charrière ‹‹Papillon››)



He conocido el mar y el plenilunio
lo cual, para una vida, ya es bastante.
Y sin embargo he visto
más cosas: cómo el hielo dormía en San Quintín
sobre las cruces blancas de los soldados muertos,
he visto las hogueras de los pobres
en los barrios de Roma he visto rostros
densos como el aceite en Buenos Aires
y he conocido el miedo
de la mano de un libro y fui feliz.
Fui feliz en los años más oscuros
y sólo esto es posible reprocharme:
feliz porque ya había visto el sol sobre el mar
en mi infancia de arena,
feliz porque el recuerdo no conoce las cárceles
que el hombre impone al cuerpo; con un día,
con un día de luz
sería mucho más que suficiente,
pensar la luz y ser, dentro del pozo,
la encarnación del día, del alba y sus regalos:
la hierba y el rocío, los insectos
colmados de misterio, ser el bosque
y respirar el bosque sin prisa hasta el crepúsculo.
Con eso bastaría
para vivir cien años en cualquier agujero.
He conocido el mar y el plenilunio,
he visto que la noche tiene límites,
que algo alumbra detrás
y sé que quien fue libre una mañana
nada debe temer de los años oscuros.




B.C.









1 comment:

Luis Llorente Benito said...

BUENÍSIMO!

Es una maravilla, es increíble.