16.5.11

850 km/h

Boy in cockpit

Para Daniel Clark

Qué sencillo era amar cuando el piloto
decía aprieta aquí.
Ahora estás volando. Ten cuidado.
Y qué sencillo el sol; qué comprensible
al caer sobre el bosque de las piñas naranjas,
donde más de una vez
leímos en el musgo los futuros
sencillos que aguardaban como perros
detrás de los pupitres,
lejos: junto a el amor
o en una casa antigua hecha con piedras.
Era un tiempo anterior a tanto miedo
y nuestra madre nunca moriría.



B.C.

No comments: