7.6.11

Después la vida supo ser sencilla

Nuclear Holocaust


Después la vida supo ser sencilla:
todo ardería tarde o temprano y las entradas
no eran caras y siempre había bar.
La promesa feliz del holocausto
llenaba los museos de arte nuevo;
los cines de películas fantásticas;
las caras de un amargo, compungido contento.





de Basura, Ben Clark
(Editorial Delirio, 2011)




1 comment:

delia díaz said...

el apocalipsis narcoléptico