8.6.11

El cuarto de Fíctor

A V. B.



He dormido en un cuarto de ficción y aullidos.
Dormí sin descansar en aquel cuarto,
envuelto por el humo y por la sangre,
por los intentos rotos,
por las tramas corruptas, por toda la ignominia.

Y dormido entendí que aquel espacio
ofrece sólo sueños a los otros.
Pero el cuarto se extiende más allá de sus límites,
y sé que las ficciones también ensuciarán
otros suelos, paredes, otras sábanas.
Sé que los personajes harán fiestas
cuando intentes dormir.
No podrás reposar en ningún sitio:
nada puede soñar el chatarrero.






B.C.



3 comments:

estelblau... said...

:) genial, me estoy aficionando a leerte

delia díaz said...

volveré...

una y otra vez,
mil si es preciso,
hasta intoxicarme

costa sin mar said...

auuuuuuuuuu
hace un tiempo leí los hijos de los hijos de la ira
y hasta ahora busco tu blog
lo recorreré