27.6.12

Si me invitas a cenar


Dawn Jackson Blatner



 Dawn Jackson Blatner, rubia, americana.
Diríase en su peso, aunque ella lo negara.
Le encanta la comida congelada.
Le encanta la comida congelada.


Si me invitas a cenar
a tu casa
quisiera que compartiéramos un plato precocinado.
No quiero productos frescos, perecederos, morales,
no quiero tener que preguntarte por su alquimia
ni sospechar que hay algo, todavía, que no cuentas.

Si me invitas a cenar
a tu casa
quisiera identificar en la basura un envoltorio,
un logo, una imagen
que, como mucho, me recuerde a cenas anodinas,
noches en que no leí ni dije nada.

Si me invitas a cenar
quisiera que fuera breve, fácil, calórico,
lo imagino frío en su centro y quemado por fuera.
 
Quisiera oír tus disculpas
como si formaras parte de este entramado triste
y no pudieras evitarlo. Como si tú misma estuvieras congelada
o como si de algún modo
fantasearas con haberlo estado.

Quisiera, de verdad, oírte reflexionar
sobre la falta de tiempo, la conveniencia brutal
de los sistemas predecibles.

Si me invitas a cenar quiero que haga calor
y que salgan guerras distantes en la pantalla
de la televisión enmudecida.
 
Sería tan hermoso darte las gracias después
de que me hayas invitado a cenar.
Y recordarlo a menudo atravesando juntos
el ínfimo milagro de las puertas
automáticas del supermercado.



Andrés Catalán & Ben Clark
Mantener la cadena de frío
Pre-Textos, 2012 







No comments: