3.6.12

Un poema de 'Mantener la cadena de frío'




Mantener la cadena de frío



VIEJA FRIENDO HUEVOS
(Velázquez)

Lo mismo valen las redondas
superficies naranjas que la esfera
tan blanca entre los dedos. Todo
lo detenido –la cuchara, el aceite,
la tensión de las nucas– es del pintor, por tanto
son a la vez de nadie y de nosotros.
Todo vale lo mismo: los reflejos
metálicos –¿será bronce?– que los brillos
del cántaro de barro y que la sombra
que guindilla o cebolla maldibujan;
la noche de ese fondo que los labios;
la alcuza que el melón;
que el vidrio; que los trapos; que el cuchillo.
Pero acaso mirada tan perdida –la que
tan bien pintada está en la vieja– algo
tenga que decir de lo que en torno
se dispone y evita: lo que el cuadro
nos hurta –¿será ciega?– es la certeza
de que hay algo exterior a tanto esmero,
de que el tacto es el motivo y que los ojos
salvan muy poco o nada aunque congeles
la vida, aunque pretendas
que nunca acaben de freírse esos tres huevos.


Andrés Catalán & Ben Clark
Mantener la cadena de frío
Pre-Textos, 2012 


1 comment:

Anonymous said...

Preciosismo lírico, carga de profundidad al reconocer que algo hay que trasciende la mirada congelada, y es el paso del tiempo.