25.7.12

El cazador



The woods




I could never resist the call of the trail.
Buffalo Bill





Te he dicho dónde están todas las trampas.
Te mostré los arbustos donde suelo esconderme,
paciente, inmóvil. Solo.
Conoces bien mi olor sobre la brisa
y siempre piso fuerte en la hojarasca.

Ven entonces, acude a nuestra cita
una vez más, mi amor,
corre de nuevo libre entre los troncos
con cierta burla, hermosa
como todas las cosas vulnerables,

segura, como siempre, de que no habrá disparo.






de El amor del dodo. 2012



B. C.









1 comment:

Vincent Diable said...

Excelente. Me quito el sombrero. Existe algo en tu poesía que no sé explicar y que me fascina sobremanera -supongo que se trata de esa espiritualidad que, como decía Damaso Alonso, escapa a la racionalidad crítica-. En definitiva, que transmite, que hay concepto, que es sensualidad en estado puro, por no hablar de que la conducción es perfecta. No sé por qué pero me recuerda a alguna song de John Donne. La idea del cazador tiene algo de conceit. Más no se puede pedir.

Saludos.